[ Alojamiento ] [ Tours ] [ Transporte ]

Lugares de Interés Turístico
Mirador de Alejandro Selkirk (565 mts.)

Por un interesante sendero interpretativo de CONAF, y tras unas 2 horas de ascensión con una dificultad moderada, se accede al sitio Mirador Selkirk, desde donde Alejandro Selkirk escudriñaba el horizonte esperando la nave salvadora. Al inicio del trayecto destaca el bosque y flora introducida dando paso poco a poco al exuberante bosque nativo. En la cumbre se tiene una visión general de gran parte de la isla, apreciándose el dramático contraste entre las áreas desérticas o esteparias y las boscosas. Existen 2 placas conmemorativas de la aventura de Selkirk, una dejada por los oficiales del navío británico Topaze y la otra por un descendiente directo del corsario escocés. Con suerte podrá ver la isla Marinero Alejandro Selkirk ubicada 187 km.al oeste, para lo cual deberá observar atentamente el horizonte, a la derecha del Cerro Tres Puntas.

. Fuerte Santa Bárbara y Cueva de los Patriotas. En una explanada del poblado, y dominando su bahía encontramos este fuerte, Monumento Nacional que en el siglo XVIII defendió la soberanía española de los piratas. A un costado están 7 cuevas que fueron triste refugio para los Patriotas de la Independencia chilena desterrados en 1814.

Cementerio Isleño.

En el extremo norte del poblado se ubica su pintoresco cementerio. Allí están las tumbas de algunos marinos del Dresden y del colonizador Barón Alfredo de Rodt. Siguiendo por la costanera se llega hasta un letrero que indica el sitio en que durante la batalla del Dresden, impactos de cañones ingleses perforaron la roca, quedando allí hundidos.

Plazoleta del Yunque ( 257mts. ).

Ubicada a los pies del cerro, se accede por un sendero de suave pendiente de unos 3 km apreciándose la flora introducida y autóctona y finalmente el imponente Yunque, la mayor altura de la isla con 915 msnm. En esta plazoleta el marino del Dresden Hugo Weber vivió 12 años aislado del mundo hasta ser acusado de pertenecer a la red de espionaje de Canaris. Hoy quedan restos de su morada.

Cueva de Robinson.
Tras 20 minutos en bote hacia el oeste se accede a esta cueva que según la leyenda albergó a Alejandro Selkirk. A un costado y a cierta altura estan los cañones del fortín que custodiara la bahía de los piratas británicos, por lo que el lugar se llama Puerto Inglés. Existe un sendero de alta dificultad. En este lugar se presume que está el tan buscado tesoro que persigue el historiador norteamericano Bernard Kaiser.

Sector Villagra.
Siguiendo por el sendero que baja hacia el Oeste del Mirador, y tras cruzar un tupido bosque, se llega progresivamente a uno de los sectores más áridos de la isla pudiéndose acceder a los Ramplones, piscinas naturales de agua de mar ubicadas a las faldas del Yunque y con vista a Santa Clara. Otra alternativa es seguir hacia el aeródromo pasando por el refugio de CONAF en Villagra, luego por el increíble Cerro Tres Puntas, prosiguiendo el recorrido por un fácil camino admirando las múltiples bahías y el impactante paisaje de Tierras Blancas, en donde se concentran depósitos de ceniza y escoria volcánica, llegando finalmente a la pista en unas 7 horas. Durante el recorrido notará la gran abundancia de conejos, una de las mayores plagas que afectan la isla.

El Puente
Rodeando al aeródromo se ubican sitios de gran interés escénico y ecológico. Al este, Bahía Tierras Blancas alberga una importante lobería. A Playa El Arenal se puede acceder por un accidentado sendero de acantilado y en bahía del Padre es posible nadar junto
a los lobos que habitualmente están allí.

 

Cerro Centinela
Desde el poblado existe un sendero que pasa por el Cerro Centinela en cuya cumbre están las ruinas de la antigua Radio Estación de la Armada. Desde allí se tiene una hermosa panorámica de toda la bahía y parte de la isla. Navegando 30 minutos hacia el sur este se llega al sitio donde desembarcaron los piratas franceses, por lo cual España construyó un fortín en su parte alta. Al final de esta quebrada encontramos el Cerro La Piña que conserva la flora endémica en su mayor esplendor, pudiéndose acceder actualmente hasta el Rebaje de La Piña. Contrastando con ello, 1 km hacia el norte del refugio de CONAF, ubicado en la costa, podemos apreciar una extensa zona desértica que desplazó al bosque nativo, presentándo especiales formaciones geológicas.

Playa El Arenal.
Durante el verano las islas se ven fuertemente afectadas por corrientes de origen tropical que permiten la existencia de esta cálida playa de arena, única en el archipiélago. Se ubica al suroeste del aeródromo accediéndose por un accidentado sendero, o en bote tras unas 2 hrs. de navegación por islotes, acantilados marcados por la lava y loberías entre las cuales destacan las de Tres Puntas. En estas cuevas marinas se refugiaron los últimos ejemplares de lobos a partir de los cuales se recuperó la especie .

10. Pesca de Langostas.
Navegar junto a un pescador en su diaria faena es una interesante experiencia, recorriendo con él las trampas alrededor de la isla y compartiendo sus vivencias mientras degustamos un exquisito asado de Bacalao, Vidriola o un Perol (Carbonada de Langosta) acompañada con el tradicional pan amasado y té, teniendo la isla como telón de fondo, algo inolvidable.

 

13. Buceo Apnea o Autónomo. Un nuevo horizonte se abre bajo las cálidas y transparentes aguas de las islas. Ellas nos ofrecen la aventura y emoción de bucear junto a los amigables lobos marinos, admirando la flora y fauna acuática, descubriendo el misterio de los naufragios piratas o la pasión de la abundante caza submarina.

Volver arriba