Hay que amar la locomotora como a un gran animal doméstico
amar sus resoplidos,
sus nubes de vapor;
la lluvia de hollín con que te bautiza cada estación.