Yo me invito a entrar
a la casa del vino
cuyas puertas siempre abiertas
no sirven para salir


HOME