T r a y e c t o r i a   d e   L u i s   S e o a n e
portada


Nace en Buenos Aires en 1910 y poco después viaja a Galicia llevado por sus padres, Luis Seoane y María López, que llegaran a Argentina tiempo atrás como emigrados de aquella parte de España. Es en ese país donde completa su formación académica graduándose en Derecho y Ciencias Sociales en 1932, en la Universidad Compostelana. La gestación e implantación de la República son hechos muy cercanos a sus intereses espirituales y desde su época estudiantil se vincula a sectores progresistas cercanos a problemas sociales. Los sucesos de Asturias lo comprometen con realidades que desatado el conflicto del 36 hacen imposible su permanencia en España. Con sus padres, vía Lisboa, regresa a su país natal. Su condición de ciudadano argentino lo obliga a hacer su servicio militar que cumple en Buenos Aires.

Escritor, poeta y dibujante desde joven, tiene ya obra en estos campos cuando llega a América. En Buenos Aires dedica progresivamente su labor a estas tareas abandonando al mismo tiempo su trabajo como abogado. Vinculado a la intelectualidad española residente como él en Buenos Aires a consecuencia de la guerra civil española, participa en numerosos proyectos editoriales con personas del prestigio de Arturo Cuadrado, Gonzalo Losada, Lorenzo Varela, Rafael Alberti, María Teresa León y otros.

Gran creador de libros en 1944 publica uno de los logros fundamentales en su amplísima labor gráfica. En un volumen editado en 400 ejemplares, bajo el cuidado de Attilio Rosi y para la Editorial Nova, publica una selección de dibujos " Homenaje a la Torre de Hércules ", que prologa Rafael Dieste. La dedicatoria que imprime en este tomo es totalmente significativa: a " Carlos Maside, Angel Fole, Plácido R. Castro, Luis Manteiga, Aquilino Iglesias Alvariño, con nostalgia " . Hasta 1960 no volverá a España, año en que lo hace brevemente para visitar a sus parientes. Recién en 1963 expondrá en Madrid y desde 1967 cada dos años comienza a trabajar durante largas estadías en Galicia. En 1948 su obra merece ya una monografía. La edita a " Botella al Mar " en una excelente colección que dirige Arturo Cuadrado. El ensayo que lo prologa es de Lorenzo Varela. Desde entonces una bibliografía muy numerosa refiere a la obra de este artista.

A partir de la década del cuarenta se producen dos esfuerzos fundamentales del arte mural argentino. El primero es la decoración de la cúpula de la Galería del Pacífico. Spilinbergo, Castagnino, Berni, Urruchúa y Colmeiro, todos de alguna manera vinculados al incentivo que detonó el pasaje de Siqueiros por Argentina, son los artistas que allí magistraimente participaron. El segundo esfuerzo, también liderado por los mismos arquitectos, José Aslán y Héctor Ezcurra, corresponde a la Gatería Santa Fe, y en este caso Seoane es uno de los artistas participantes junto a maestros como Raúl Soldi, Juan Batlle Planas, Gertrudis Chale y otros. Desde allí su carrera de muralista abarca gran cantidad de trabajos en edificios públicos y privados, con los más diversos materiales, pero por su trascendencia no debe dejar de citarse su «Nacimiento del Teatro Argentino»_ que adorna el Teatro Municipal General San Martín de la ciudad de Buenos Aires, comprendiendo un muro de 11 por 31 metros. Su obra escrita, la componen ensayos, poemas, piezas teatrales y monografías sobre artistas contemporáneos. En este último caso deben destacarse dos trabajos fundamentales. En 1943, para la " Colección Mar Dulce " de Editorial Nova, de Buenos Aires que dirigía Luis Baudizzone publica un ensayo sobre " Las calaveras y otros grabados de José Guadalupe Posada " , obra tempranísima de la literatura sobre el maestro mejicano publicada fuera de su país. En 1971, el Centro Editor de América Latina, del que fue uno de sus grandes colaboradores, publica su trabajo sobre Diego Rivera. En 1955, Julio E. Payró le dedica una carta de la que seleccionamos el siguiente párrafo: " lo veo a usted muy siglo XX, y lo veo también prodigiosamente románico. Santiago de Galicia, lo ha marcado para siempre y Santiago de Galicia, es hechura del milagro medioeval ". En 1968 Art Gallery Internacional, de Buenos Aires, le dedica una muestra retrospectiva y para ella es el mismo Julio Payró quien realiza el ensayo introductorio donde en uno de sus fragmentos dice " En esto, en el vitalismo Seoane se equipara a Matisse, genio sonriente. La vena popular nos permite asociarlo a Léger; la expresividad con Picasso; la fantasía con Klee y la disciplina formal con Torres García " .

Si quisiéramos caracterizar la obra de los últimos períodos del pintor deberíamos resaltar lo logrado en su magistral proceso de síntesis, con particular alcance en la problemática del color. Las abstracciones que definen las imágenes de sus campesinas, sus mariscadoras, sus personajes de leyenda, sólo pueden proceder de la concepción que genera su propio lenguaje. Luis Seoane fallece en La Coruña el 5 de abril de 1979, donde es sepultado en un cementerio situado en el borde del mar, no lejos de la Torre de Hércules.