T r a y e c t o r i a   d e   R o s e r   B r u   
portada

Nace en Barcelona en 1923 y llega a Santiago de Chile en 1939, refugiada, consecuencia del fin de la Guerra Civil Española.

En este país completa su formación en Artes Plásticas. Su incorporación al Taller 99, que Nemesio Antúnez crea a mediados de la década del 50, con lineamientos cercanos a los intentos pedagógicos de Hayter de quién Antúnez fue ayudante en Nueva York y el conocimiento de la Obra de Tapies, con la que tiene contacto en su primer regreso a España en 1957, condicionan su trabajo de la década del sesenta.

Pintura y Grabado muestran una unidad estructural. En la Pintura realiza obras sobre soportes fijos trabajando relieves de materia a la que posteriormente incorpora el color, obteniendo una fuerza que se correlaciona con sus logros en la obra gráfica, intaglios de marcadas texturas, dibujo profundo, imágenes muy personales. Su dedicación a las artes de impresión durante ese periodo es muy intensa. En Santiago se une a un esfuerzo editorial del mismo Taller 99, que edita, seis volúmenes con grabados originales y obras de poetas contemporáneos. Roser Bru ilustra a Arteche. Resultado editorial del mismo grupo es una edición para bibliófilos de "El Cantar de los Cantares" para el que produce un grabado en metal.

Desde 1956 se generan conjuntamente en distintos lugares de España (Madrid, Sevilla, Córdoba, Vizcaya, varias ciudades de Cataluña y la capital de Valencia) grupos que convergen a un proyecto de expresión artística denominado "La Estampa Popular" , inspirado, de alguna manera, en la famosa "Gráfica Popular" de México. Convergen diferentes maneras de hacer pero su espíritu está condicionado por una clara actitud de crítica al régimen. Este esfuerzo no es ajeno a la muestra "España Libre" que en 1964 se realiza en Italia. En Valencia " La Estampa Popular" tiene derivaciones de real trascendencia. Con la guía y apoyo crítico de Tomás Llorens surge el grupo "Crónica de la realidad" que integran Rafael Solbes, Carlos Menza, Calatayud, Manolo Valdéz, Rafael Martí Quinto, Marí, Ana Peters y José Antonio Toledo. Serán posteriores el grupo: "Realidad" y el "Equipo Crónica" integrado originariamente por Solbes, Valdéz y Toledo, en 1965, que es que alcanzará mayor desarrollo, primero con sus tres integrantes, luego con los dos primeros separado Toledo a un año de su formación. Este grupo desarrollará su actividad hasta 1981, año en que fallece Solbes.

Roser, que después de su primer retorno, comienza a tener actividad en España, es invitada por "La Estampa Popular" a realizar un trabajo. Albert Rafols Casamada es quien hace el pedido en representación de los artistas Valencianos. Roser produce una xilografía sobre un tema de Miguel Hernández. Ya en la misma Barcelona su labor como grabadora había motivado dos participaciones en la serie " La Rosa Vera" que dirigía Josep Plá. llustra en este caso poemas de Neruda y de Blai Bonet para distintos números de la colección. Será también en Barcelona que realiza dos esfuerzos fundamentales, la editorial "El Laberint" imprime una obra de gran formato con poemas de Neruda y grabados de Roser. Se denomina "10 Odas" y la generación del libro es muy particular. Neruda al conocer esta serie de grabados de Roser ve la correspondencia de algunas de las planchas con los temas de algunas de sus odas, como si hubiera sido concebidos para ilustrarles. Piensa, como complemento, escribir algunos poemas basados en los otros temas tratados por Roser. El libro aparece en 1965. Ese mismo año la Editorial Nauta pide a la artista el Martín Fierro que aquí se expone. Paralelamente, para una editorial argentina produce (1965 y 1968) dos series de diez planchas.

En la primera obra que podría pensarse como síntesis de un periodo reúne una secuencia de temas tratados ya en la pintura. El crítico catalán Alexandre Cirici Pellicer escribe con respecto a esta publicación "Oigamos de nuevo títulos de sus obras: Uno solo no es nada, se unen, se multiplican, y miremos la imagen estéril, en contrapunto, de la figura tremenda. Una problemática del amor y de la vida se muestra latiendo bajo la losa de unas condiciones comunes, en los que la libertad no sopla. Donde no hay espacio practicable ni tiempo en marchad".

La segunda de las carpetas se conecta a los planteamientos de un periodo de transición, también los titulo aclaran su contenido, Esta última publicación se conecta a los planteamientos de un período de transici6n que llevará a su pintura posterior fundamentalmente a 1973. En cuanto al grabado Roser derivará hacia la serigrafía, aún cuando existen retomas significativas del trabajo en metal. En ese sentido debe destacarse una plancha que realiza en 1996 para el "Museo de la Solidaridad Salvador Allende" de Santiago de Chile.