portada    
LA SOCIEDAD SECULAR Y EL ANIMO DE PERPETUACION
Texto de Javier González Echeñique
Historiador, presidente de la Academia Chilena de la Historia

El significado de la actuación en Chile de Gil de Castro fue primordialmente artístico, tal es el sentido que tiene esta muestra. Pero hay también en su obra otros aspectos que deben ser considerados. Hay en ella una cara social que debe recogerse, porque parece importante. Nunca antes en la primera parte del siglo XIX se había visto en Chile, y particularmente en su capital, un grupo tan grande, relativamente hablando, de personas que solicitacen ser perpetuadas por medio del pincel.

Un sector importante de los retratados son militares, de reciente y distinguida actuación en las batallas de la emancipación. Allí se encuentran desde los Capitanes Generales y Directores Supremos O'Higgins y Freire, hasta otros muchos que ocuparon en las filas del ejército otros grados de menor importancia, pero que tuvieron no menos lucidas acciones guerreras. La gloria militar, aquí y en todas partes, exigía ser conservada en forma plástica, no sólo para el recuerdo familiar, sino, principalmente, para la generación cívica. En este sentido se puede decir que la llegada del pintor a Chile se efectuó en el momento adecuado. Sin él, desconoceríamos la efigie de buena parte de los protagonistas de la independencia.

La otra parte de la obra de Gil de Castro, presenta caracteres más novedosos. Se trata de retratos de matrimonios o de varones y mujeres solas. Es lo que se podría denominar la clase alta de la época. No son todavía la clase dirigente del siglo XIX, porque no esta claro aún quienes mandarán en Chile independiente, pero es evidente que hay en todos estas telas algo en común. continúa