portada  
En 1822, O'Higgins hace aprobar la constitución que prolongaba su mandato dándole carácter de dictadura.

En 1823, la sublevación de Ramón Freire en Concepción y las presiones del Cabildo de Santiago (28 de enero de 1823) hacen que O'Higgins decida renunciar al gobierno y luego retirarse de la política chilena con su autoexilio en Lima.

Es bien recibido con su madre Isabel Riquehue, su hermana Rosa y su hijo Demetrio.

Coopera en el proceso peruano, recibiendo múltiples honores y distinciones oficiales, además del aprecio popular. Su exilio se prolongará hasta 1841. Ese año dejaba de existir el pintor amigo José Gil de Castro.

 DEL PATRIMONIO PICTÓRICO NACIONAL