Desierto Atacama Geografía Botánica III Región

Botánica del fenómeno
 
 
Por Sebastián Teillier 
Botánico U.C. 
El Desierto de Atacama ocupa la mayor parte del territorio de Chile ubicado al norte del paralelo 29. El Atacama es un desierto que presenta innegables particularidades que le confieren características únicas. Se encuentran allí sectores que tienen uno de los climas más secos del mundo. Las localidades situadas en el litoral entre Arica y Antofagasta figuran en el Guinness como el sitio más árido del mundo pudiendo permanecer años sin conocer una lluvia.  

Al sur del Trópico de Capricornio, sin embargo, el desierto se torna algo más amable para los seres vivos. Se refuerzan las neblinas costeras llamadas “camanchacas”, que traen el aporte de humedad necesaria para el mantenimiento de la vegetación del litoral costero, que ya a partir de Antofagasta, presenta un aspecto sorprendente.  

La localidad más representativa de esta abigarrada y tenaz vegetación son los cerros y quebradas de Paposo, una pequeña caleta de pescadores, enclavada en la vertiente occidental de la gran Sierra Vicuña Mackenna que es el nombre que allí toma la Cordillera de la Costa. En pocos kilómetros se alza una muralla imponente que puede sobrepasar los 3.000 m de altitud. 



El murallón atrapa la neblina que viene del océano y mantiene en sus faldas una comunidad de plantas en las que se entremezclan elementos de las “lomas” costeras peruanas con especies chilenas que incluso pueden encontrarse tan al sur como en las selvas valdivianas. De Paposo hacia el sur, por todo el litoral, existe una importante presencia permanente de plantas como arbustos y cactáceas que sobreviven gracias a la "camanchaca" y a una férrea economía del agua que los lleva a hipotecar funciones importantes como el crecimiento en pro de la sobrevivencia y la reproducción.
Al interior, sobre la línea donde las neblinas se estacionan, el desierto es casi absoluto hasta que ocurre el milagro: el anticiclón del Pacífico, artífice del desierto, es desplazado por la corriente del Niño hacia el norte.

Entonces, llueve y con la lluvia se produce la germinación de semillas y el despertar del letargo de muchas plantas herbáceas con órganos de resistencia subterráneos (bulbos, rizomas). El ambiente se torna casi irreconocible y quien no ha estado en una época seca se pregunta porqué se habla de un desierto. 

Del puerto deTaltal hacia el sur, la germinación de las calandrinas torna rojas las laderas y se desperezan huillis y añañucas, plantas bulbosas de flores muy coloridas. A la altura de Copiapó los llanos y quebradas se convierten en verdaderos jardines donde los actores principales son hierbas anuales como las “patas de guanaco”, las “malvillas” y los “suspiros”, hierbas perennes como el “terciopelo” y las “añañucas”, cactáceas y muchos arbustos como el “cachiyuyo”, las “varillas”, el “cacho de cabra” y la “algarrobilla”. 

El sector del Llano de Travesía atravesado por la Carretera Panamericana, entre Copiapó y Vallenar, es el área más conocida y más “fotogénica”. 
Un hecho muy destacable es que la mayor parte de las cerca de 200 especies que conforman la flora del Desierto Florido, corresponden a especies endémicas de nuestro país.