21 de may. Combate Naval de Iquique
 
MAV Canal Cultural y el Archivo Fotográfico de la Universidad de Chile
La primera parte de este conflicto, que se alargó por 4 años, se centró en la lucha por el control del mar. Callao y Valparaíso habían tenido una larga historia de intercambio comercial. Durante siglos y hasta que se construyera el Canal de Panamá, un gran flujo de tráfico marítimo hacia y desde España, pasaba por Valparaíso hacia el puerto peruano. Chile como país productor de trigo y de maderas constantemente abastecía la siempre importante capital del virreinato. Esto significaba también que ambos puertos competían por el comercio en esta zona del Pacífico.
 
Documentos sobre el combate y la guerra
 
La guerra por el control del mar
 
Monitor HuascarComo naciones jóvenes, los tres países en guerra, no poseían sistemas de caminos que permitieran mover tropas y pertrechos hacia el escenario de la guerra, debido a las grandes distancias que existían entre sus principales ciudades. Por eso se hacía fundamental controlar las rutas marítimas y asegurar así el transporte de hombres y armamentos.

Perú tenía al comienzo de la guerra, una armada que contaba con 4 buques blindados, 2 de ellos el Huascar y la Independencia con gran poder de fuego y velocidad y otros 2 blindados clase Canomicus, el Manco Cápac y el Atahualpa, Chile tenia por su parte dos blindados que podían enfrentar con éxito a los cuatro que poseía Perú, el Blanco Encalada y el Cochrane.

Queremos detenernos un momento y decir que ambas marinas a través del tiempo, habían tenido más de una historia en común. Los cuatro barcos que los patriotas chilenos habían mandado con la expedición libertadora del Perú, fueron solo el comienzo de una tradición latinoamericanista, que se repitió muchas veces.

Tras siglos de historia común ligada a España, las diferencias nacionales entre las ex colonias, no estaban tan marcadas aún. Chile había pertenecido al Virreinato del Perú y era común que familias acomodadas estuvieran emparentadas entre ambas naciones

La corbeta EsmeraldaEn 1866 en una oleada de fervor latinoamericanista Chile y Ecuador, se habían unido al Perú, que era presionado por España en demanda de compensaciones económicas. Una armada española estaba bloqueado el Callao, por lo que las 3 naciones le declararon la guerra a España. En esa guerra Arturo Prat y Miguel Grau habían servido en el mismo barco, cuando la marina aliada, había buscado refugio en las islas del archipiélago de Chiloé.


El bloqueo de Iquique

El 5 de Abril de 1879, la escuadra chilena al mando del almirante Juan Williams Rebolledo se presentó en el puerto peruano de Iquique y notificó a las autoridades el bloqueo de puerto. Como al pasar los días la escuadra peruana no se presentaba a romper el bloqueo, el 16 de mayo, almirante Williams decidió dirigirse al Callao con el objetivo de obligarla a combatir.

La CovadongaEn Iquique quedaron dos barcos antiguos a cargo del bloqueo. El capitán de navío Arturo Prat al mando de la Esmeralda, una añosa corbeta de madera y Carlos Condell al mando de la Covadonga, una cañonera debil pero rápida.

Al mismo tiempo la escuadra peruana había abandonado el Callao y se dirigía al sur a desafiar el bloqueo y a capturar y a combatir a los buques chilenos que encontraran a su paso. Ambas escuadras se cruzaron el 19 de mayo, sin verse.

El Combate Naval de Iquique